martes, 21 de mayo de 2013

3.3. Proyecto de vida.


Desarrollo Humano

3.3. Proyecto de vida

Cuando realizas un proyecto de vida, eliges un camino a seguir, dejando de lado otras opciones, lo cual en muchas ocasiones genera un conflicto existencial que complica la toma de la decisión.

Por ejemplo, sucede cuando una persona tiene que decidir la carrera que va a estudiar, o cuando ya la está estudiando y ésta no cumplió con sus expectativas, la persona se siente inconforme en algún momento y reflexiona sobre la posibilidad de un nuevo camino para su vida.
Significado y concepto

Revisemos algunos conceptos:

El concepto de proyecto viene del latín proiectus que nombra al conjunto de actividades coordinadas e interrelacionadas que buscan cumplir con un objetivo específico. De esta manera, podría decirse que un proyecto de vida es la dirección que una persona define para su propia existencia.

Cuando se habla de proyecto, nos referimos al conjunto de actividades que de forma coordinada e interrelacionada pretenden cumplir con un objetivo específico. De esta manera, al hablar de proyecto de vida, nos referimos a la dirección que una persona define para su propia existencia.
Considerando sus valores, un individuo proyecta las acciones que realizará en vida para cumplir con sus deseos y metas. Se trata de elaborar un programa de actividades a seguir para lograr sus objetivos de vida.

D’Angelo (1994) lo conceptualiza como una construcción ideal de lo que un individuo espera o quiere ser y hacer:

“Es un modelo ideal sobre lo que el individuo espera o quiere ser y hacer, que toma forma concreta en la disposición real y sus posibilidades internas y externas de lograrlo, definiendo su relación hacia el mundo y hacia sí mismo, su razón de ser como individuo en un contexto y tipo de sociedad determinada”.

En el proyecto de vida se señalan funciones y contenidos de la personalidad, en los campos de situaciones vitales de la persona:
Valores morales, estéticos, sociales, etc.
Programación de tareas-metas-planes-acción social.
Estilos y mecanismos de acción que implican formas de autoexpresión: integración personal, autodirección y autodesarrollo.
Como otra manera de definir un plan de vida se puede decir que éste supone la enumeración de los objetivos que una persona quiere lograr a lo largo de su vida y una guía que propone cómo alcanzarlos. Este plan puede incluir metas personales, profesionales, económicas y espirituales. Incluye además objetivos a largo plazo: el sujeto puede pensar dónde le gustaría estar dentro de cinco o diez años, y a partir de esa idea, comenzar a desarrollar el plan.

Por tal razón, el plan de vida también es un plan de acción, con pasos a seguir y plazos. Es necesario que sea evaluado periódicamente para saber si se ha cumplido con los objetivos y si no, proponer nuevas acciones.
Proyecto de vida, ¿para qué?

Construir un proyecto de vida es esencial, ya que establece un camino a seguir, es una búsqueda del quién soy y para qué estoy aquí, de lo contrario se vive sin rumbo fijo, a la deriva, sin sentido.

Muchas personas viven de esa forma y cuando no se tiene una idea clara hacia dónde se va, cuando faltan convicciones, cuando no existen fuertes ideales, cuando no se tiene valores claros, se corre el riesgo de caer fácilmente en la desilusión y el pesimismo.

De acuerdo con Vargas Trepaud (2005), autores como Goleman y Fischman desde la perspectiva de la inteligencia emocional, señalan algunas razones para planificar la vida, mismas que pueden resumirse en diez puntos.

Primera razón

Decisión personal

Cada día hacemos nuestra vida, lo que hacemos hoy son los cimientos de nuestra vida futura. La calidad de nuestra vida está determinada por la calidad de nuestras decisiones y acciones. De tal forma que cada uno es constructor de su propia vida y de su destino personal.

Segunda razón

Responsabilidad social

“La vida constituye una irrenunciable e impostergable responsabilidad frente a sí mismo y los demás”.

Cada quien debe aprender a ser responsable de su vida, no los demás. Cada cosa que hacemos o dejamos de hacer afectará lo que podemos ser en el futuro.

Tercera razón

Personalidad individual

Cada vida y cada situación que se presenta en ella, ocurre sólo una vez y no vuelve a repetirse, es posible además, cambiar cada que sea necesario el camino pero hay que estar conscientes de las consecuencias de lo que hacemos.

Cuarta razón

Respeto a sí mismo

Reconocer que como seres humanos la vida que tenemos es el bien más valioso y sagrado que recibimos, nos ayudará a valorarla y a buscarle sentido. No debemos dejar nuestra existencia a la casualidad, debemos respetar y mejorar lo que nos ha sido dado.

Quinta razón

Afirmación de sí mismo

Sólo nosotros mismos podemos decidir lo que nos conviene, a partir de nuestros deseos y sueños, así que, no dejemos que otros decidan nuestra vida.

Sexta razón

Motivación de logros

Muy a menudo, la imagen que una persona tiene de sí misma no coincide con la imagen real de lo que es o quiere ser. Realizar un plan de vida ayuda a una persona a desarrollarse, a que se transforme en lo que quiere ser. Algunos autores coinciden en que uno de los factores del éxito es tener objetivos de vida.

Séptima razón

Oportunidad de realización

Sólo hay una vida para lograr la realización. El ser humano está restringido por su naturaleza orgánica, no cuenta con todo el tiempo del mundo para hacer lo que quiere. Así que, el tiempo no se pierde sino que la persona pierde la oportunidad de ser lo que en verdad quiere conforme se termina el tiempo.

Octava razón

Visión de futuro

No se trata sólo de soñar con el futuro, sino de trabajar para conseguirlo. Moverse en el rumbo planteado para llegar al lugar deseado. Se debe avanzar aprovechando las fortalezas y superando las debilidades. “Cada persona es el capitán de la propia nave de su vida y, por lo tanto, responsable de llevarla a su propio y singular destino”.

Novena razón

Proyecto de Vida

¿Para qué pensar en el pasado si no podemos cambiarlo? El futuro es lo que podemos desarrollar plenamente. Para desarrollarse plenamente se puede construir un proyecto de vida. Obsérvate hacia el futuro, ¿cómo te ves?, utiliza tu imaginación, ¿qué ves?, ¿qué quieres ser? David Mc Nally propone cinco cualidades de la persona segura de sí misma: autoestima, visión, propósito, compromiso y contribución, tales cualidades son las bases psicológicas para salir adelante en este mundo tan cambiante.

Décima razón

Velocidad del cambio

Vivimos siempre en comunidad, nunca estamos solos. ¿Por qué no darnos y darle a otros mejores oportunidades en este mundo globalizado que nos toca vivir?
3.3.1. Estrategias de planeación
La planeación comprende todas aquellas acciones que determinan los objetivos para el futuro y los medios apropiados para conseguirlos. En esta planeación se consideran las metas, objetivos, acciones, recursos que se requieren.

1. Lo primero que hay que establecer son las metas, ¿a dónde quiero llegar?, después hay que describir las características de cada una y los plazos temporales para realizarlas. Las metas deben contar con las siguientes características:
Estar determinadas, cuáles son tus metas en la vida.
Señalar cuál es la prioridad de cada una, y su función: ¿te ayudan a resolver problemas?, ¿aumentan tu motivación?, ¿te hacen progresar?
Deben estar divididas temporalmente en corto (hasta 12 meses), mediano (de 12 meses a 3 años) y largo plazo (más de tres años).

2. Cada meta debe:

  • Estar escrita.
  • Ser específica.
  • Ser medible.
  • Ser realizable y explicar cómo se logrará.
  • Ser digna de ti.
  • Poder visualizarse.
  • Poderse calendarizar.
  • Ser congruente con tus valores y creencias.


¡Ha llegado el momento de plasmar tus metas!
Actividad 6. Metas en mi proyecto de vida
Por medio de la siguiente dinámica realizarás una lista de elementos básicos para la planeación de tu vida.

1. Revisa el archivo Metas en mi proyecto de vida, y contesta los puntos que se te solicitan. Da clic en el icono para descargar el documento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada